¿Qué avances hay en las investigaciones sobre los cánceres de piel de células basales y de células escamosas?

En muchos centros médicos de todo el mundo se están realizando investigaciones sobre las causas, la prevención y el tratamiento del cáncer de piel de células basales y de células escamosas.

Investigaciones básicas sobre el cáncer de piel

En los últimos años, los científicos han alcanzado muchos adelantos en cuanto a la comprensión de cómo la luz ultravioleta daña el ADN (genes) dentro de las células normales de la piel, y cómo esto podría causar que estas se conviertan en células cancerosas. Los investigadores se están esforzando para aplicar esta nueva información a estrategias para prevenir y tratar los cánceres de piel.

Educación pública

La mayoría de los cánceres de piel se puede prevenir. La mejor manera de reducir el número de cánceres de piel, así como el dolor y el número de muertes debido a esta enfermedad, consiste en educar al público sobre los factores de riesgo, la prevención y la detección de este cáncer. Es importante que los profesionales de la salud y las personas que han padecido esta enfermedad recuerden a las demás personas el peligro que representa la exposición excesiva a la luz ultravioleta (proveniente del sol y de fuentes artificiales, como las camas bronceadoras, y de cómo proteger la piel en forma sencilla de los rayos ultravioleta.

A menudo, el cáncer de piel se puede descubrir tempranamente, cuando hay mayores probabilidades de ser curado. Los autoexámenes mensuales y el estar atento a los signos de advertencia de cáncer de piel podrían ser útiles para encontrar la mayoría de los cánceres de piel cuando se encuentran en una etapa inicial curable.

La American Academy of Dermatology (AAD) financia cada año exámenes gratis de la piel en todo el país. Muchas oficinas de la Sociedad Americana Contra El Cáncer colaboran estrechamente con la AAD aportando voluntarios para las actividades de registro, coordinación e instrucción relacionadas con estos exámenes gratis. Busque información en su área sobre estos exámenes o llame a la Academy of Dermatology (AAD) para obtener más información. 

Además de recomendar mantenerse en la sombra, la Sociedad Americana Contra El Cáncer utiliza un lema en inglés que se popularizó en Australia como parte de su mensaje para la prevención del cáncer de piel en los Estados Unidos. “¡Póngase, úntese, colóquese y use!” (“Slip! Slop! Slap! and Wrap”) es una manera llamativa de recordar que debe ponerse una camisa, untarse bloqueador solar, colocarse un sombrero y usar lentes de sol cuando salga al exterior para proteger sus ojos y la piel sensible a su alrededor.

Prevención de los cánceres de la región genital

Los cánceres de células escamosas que comienzan en la región genital representan una gran proporción de las muertes causadas por este tipo de cáncer de piel. Muchos de estos cánceres están relacionados con la infección por ciertos tipos del virus del papiloma humano (VPH) que pueden transmitirse por contacto sexual. Limitar las parejas sexuales y el uso de prácticas sexuales más seguras (como usar condones) puede, por lo tanto, ayudar a reducir el riesgo de algunos de estos cánceres.

Desde hace unos años, se dispone de vacunas para ayudar a proteger contra algunos tipos del VPH. La intención principal de las vacunas ha sido reducir el riesgo de cáncer de cuello uterino, aunque puede que también reduzcan el riesgo de otros cánceres relacionados con el VPH, incluyendo algunos cánceres de piel de células escamosas.

Quimioprevención

La quimioprevención es el uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer. Este tratamiento probablemente sea más eficaz en las personas con un alto riesgo de cánceres de piel,  como aquellas con ciertas afecciones congénitas (tales como el síndrome de nevo de células basales, el xeroderma pigmentoso, etc.), un antecedente de cáncer de piel, o aquellas con sistemas inmunitarios debilitados (como las que han recibido trasplantes de órganos), en comparación con las personas en un riesgo promedio de cáncer de piel.

Algunos de los medicamentos más estudiados hasta ahora son los retinoides, los cuales son medicamentos relacionados con la vitamina A. Estos medicamentos han mostrado ser algo prometedores en la reducción del riesgo de cánceres de células escamosas, aunque pueden causar efectos secundarios, incluyendo la posibilidad de ocasionar defectos de nacimiento. Por esta razón, no se usan ampliamente en este momento, excepto en algunas personas con un riesgo muy alto. Se están realizando estudios adicionales sobre los retinoides.

La nicotinamida es una forma de vitamina B3 que ha demostrado reducir el riesgo de cánceres de piel de células basales y de células escamosas en personas con alto riesgo, y con muy pocos efectos secundarios, aunque no se ha estudiado ampliamente en personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Los medicamentos de terapia dirigida, llamados inhibidores de la vía de Hedgehog, pueden ayudar a algunas personas con síndrome del nevo de células basales. Por ejemplo, el medicamento vismodegib (Erivedge), ha demostrado que reduce el número de cánceres de células basales nuevos y disminuye el tamaño de los tumores existentes en personas con este síndrome. El medicamento puede causar algunos efectos secundarios, incluyendo pérdida del sentido del gusto y calambres musculares, lo que puede dificultar que algunas personas lo tomen cada día. Actualmente se realizan más investigaciones sobre éste y otros medicamentos similares.

También se están estudiando otros medicamentos para reducir el riesgo de cánceres de piel de células basales y de células escamosas en personas de alto riesgo.

Diagnóstico y pruebas

Algunos métodos más nuevos para el diagnóstico de cáncer de piel no requieren obtener una muestra de piel. Las “biopsias ópticas”, por ejemplo, incluyen microscopía confocal de reflectancia (RCM) y tomografía de coherencia óptica (OCT). Estas técnicas están disponibles en algunos centros y probablemente se volverán más comunes en los próximos años.

Aunque no es común que los cánceres de piel de células basales o de células escamosas se propaguen a otras partes del cuerpo, estos cánceres son difíciles de tratar una vez se han propagado. Los médicos están actualmente buscando mejores maneras de determinar qué cánceres de piel probablemente crezcan y se propaguen más rápidamente, y por lo tanto podrían requerir un tratamiento más intenso. Por ejemplo, algunas investigaciones han demostrado que los cánceres de piel de células escamosas con niveles más bajos de la proteína INPP5A parecen ser más propensos a propagarse. Se necesita más investigación antes de que este tipo de pruebas de tumores se utilice con frecuencia.

Tratamiento

Tratamientos locales

Los tratamientos locales que se usan actualmente, como la cirugía y radioterapia, funcionan bien para la mayoría de los cánceres de piel de células basales y de células escamosas. A pesar de esto, incluso algunos cánceres pequeños pueden ser difíciles de tratar si se encuentran en ciertas áreas. Las formas más nuevas de tratamiento no quirúrgico, como los nuevos medicamentos tópicos, la terapia fotodinámica, y la cirugía con láser pueden ayudar a reducir la cicatrización y otros posibles efectos secundarios del tratamiento. Actualmente se está estudiando la mejor manera para utilizar estos tratamientos.

Tratamiento de una enfermedad en etapa avanzada

La mayoría de los cánceres de piel de células basales y células escamosas son detectados y tratados en una etapa temprana, cuando es más probable que se puedan curar, aunque algunos pueden crecer en otras áreas o propagarse a otras partes del cuerpo. Estos cánceres a menudo pueden ser difíciles de tratar con las terapias actuales, como radiación y quimioterapia.

Cánceres de células escamosas: varios estudios están probando nuevos medicamentos de terapia dirigida para los cánceres avanzados de células escamosas. Por ejemplo, las células de estos cánceres por lo general contienen en exceso la  proteína EGFR sobre sus superficies que las ayuda a crecer. Actualmente se están probando en estudios clínicos medicamentos que atacan a esta proteína, como cetuximab (Erbitux), tanto solos como combinados con otros tratamientos.

La inmunoterapia es otro abordaje más reciente para tratar algunos cánceres avanzados de células escamosas. Los medicamentos llamados inhibidores de puestos de control inmunitarios se están actualmente usando como una opción para tratar algunos de estos tipos de cáncer.

Cánceres de células basales: es muy poco común que los cánceres de células basales alcancen una etapa avanzada, pero cuando lo hacen, estos cánceres pueden ser difíciles de tratar. Es posible que el vismodegib y el sonidegib, medicamentos que atacan la vía de señalización de Hedgehog en las células, ayuden a algunas personas (consulte Terapia dirigida para los cánceres de piel de células basales y de células escamosas). Actualmente se están estudiando también otros medicamentos que atacan a esta vía.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: julio 26, 2019 Actualización más reciente: julio 26, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.