Signos y síntomas del cáncer de pulmón

La mayoría de los cánceres de pulmón solo causan síntomas cuando ya se han propagado. Sin embargo, algunas personas con cáncer de pulmón en etapas tempranas presentan síntomas. Si acude al médico cuando comienza a notar los síntomas, es posible que el cáncer se diagnostique en una etapa más temprana cuando es más probable que el tratamiento sea eficaz.

Es más probable que la mayoría de estos síntomas sean por causa distinta al cáncer de pulmón. No obstante, si tiene cualquiera de estos problemas, es importante que consulte con su médico de inmediato para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.

Los síntomas más comunes del cáncer de pulmón son:

  • Una tos que no desaparece o que empeora
  • Tos con sangre o esputo (saliva o flema) del color del metal oxidado
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando respira profundamente, tose o se ríe
  • Ronquera
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Dificultad para respirar
  • Cansancio o debilidad
  • Infecciones como bronquitis y neumonía que no desaparecen o que siguen recurriendo
  • Nuevo silbido de pecho

Si el cáncer de pulmón se propaga a otras partes del cuerpo, puede causar:

  • Dolor en los huesos (como dolor en la espalda o las caderas)
  • Alteraciones del sistema nervioso (como dolor de cabeza, debilidad o adormecimiento de un brazo o una pierna, mareos, problemas con el equilibrio o convulsiones) a causa de la propagación del cáncer al cerebro
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia) a causa de la propagación del cáncer al hígado
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos (grupos de células del sistema inmunitario) como las del cuello o por encima de la clavícula

Algunos cánceres de pulmón pueden causar síndromes, los cuales son grupos de síntomas específicos.

Síndrome de Horner

A los cánceres de la parte superior de los pulmones a veces se les llama tumores de Pancoast. Hay más probabilidad de que estos tumores sean cáncer de pulmón no microcítico que cáncer de pulmón microcítico.

Los tumores Pancoast pueden afectar ciertos nervios de los ojos y parte del rostro, causando un grupo de síntomas llamados síndrome de Horner:

  • Caída o debilidad de un párpado superior
  • Una pupila (la parte oscura en el centro del ojo) más pequeña en el mismo ojo
  • Poca o ninguna transpiración en el mismo lado de la cara

En ocasiones, los tumores de Pancoast también pueden causar dolor severo del hombro.

Síndrome de la vena cava superior

La vena cava superior es una vena grande que lleva sangre desde la cabeza y los brazos hasta el corazón. Esta vena pasa cerca de la parte superior del pulmón derecho y de los ganglios linfáticos dentro del pecho. Los tumores en esta área pueden hacer presión en la vena cava superior, lo que puede causar que la sangre se retenga en las venas. Esto puede causar hinchazón en el rostro, el cuello, los brazos y la parte superior del pecho (algunas veces con una coloración rojo azulada de la piel). También puede causar dolores de cabeza, mareos y, si afecta el cerebro, alteraciones del estado de conciencia. Aunque el síndrome de la vena cava superior puede desarrollarse gradualmente con el pasar del tiempo, en algunos casos puede poner en peligro la vida, y requerir tratamiento inmediato.

Síndromes paraneoplásicos

Algunos cánceres de pulmón producen sustancias similares a hormonas que ingresan en el torrente sanguíneo y causan problemas en tejidos y órganos distantes, aunque el cáncer no se haya propagado a esos lugares. Estos problemas se llaman síndromes paraneoplásicos. Algunas veces estos síndromes pueden ser los primeros síntomas de un cáncer de pulmón. Debido a que los síntomas afectan a otros órganos, primero se puede sospechar que la causa de los síntomas son una enfermedad distinta al cáncer de pulmón.

Los síndromes paraneoplásicos pueden ocurrir con cualquier cáncer de pulmón, pero con mayor frecuencia se asocian con el cáncer de pulmón microcítico. Algunos síndromes comunes son:

  • SIADH (síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética): en esta enfermedad, las células cancerosas producen ADH, una hormona que ocasiona que los riñones retengan agua. Esto reduce los niveles de sal en la sangre. Los síntomas del SIADH pueden incluir cansancio, pérdida del apetito, debilidad o calambres musculares, náusea, vómito, nerviosismo y confusión. Si no reciben tratamiento, los casos graves pueden conducir a convulsiones y coma.
  • Síndrome de Cushing: en esta afección, las células cancerosas del pulmón pueden producir ACTH, una hormona que causa que las glándulas suprarrenales produzcan cortisol. Esto puede causar síntomas como aumento de peso, moretones que ocurren fácilmente, debilidad, somnolencia y retención de líquido. El síndrome de Cushing también puede causar hipertensión arterial, altos niveles de azúcar en la sangre, o incluso diabetes.
  • Problemas del sistema nervioso: el cáncer de pulmón microcítico algunas veces puede causar que el sistema inmunitario del cuerpo ataque partes del sistema nervioso, lo que puede ocasionar problemas. Uno de estos es un trastorno muscular llamado síndrome Lambert-Eaton, en el cual los músculos cercanos a la cadera se debilitan. Uno de los primeros signos puede ser dificultad para levantarse cuando se está sentado. Luego, los músculos que están alrededor del hombro pueden volverse débiles. Un problema poco común es la degeneración cerebelosa paraneoplásica, que puede causar pérdida del equilibrio e inestabilidad en el movimiento de brazos y piernas, así como dificultad para hablar o tragar. El cáncer de pulmón microcítico también puede causar otros problemas del sistema nervioso, como debilidad muscular, cambios en la sensibilidad, problemas de visión o incluso cambios en el comportamiento.
  • Altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia) que puede causar incremento de la frecuencia urinaria, sed, estreñimiento, náusea, vómito, dolor abdominal, debilidad, cansancio, mareos y confusión
  • Coágulos sanguíneos

Recalcamos que muchos de estos síntomas generalmente son causados por  enfermedades distintas al cáncer de pulmón. No obstante, si tiene cualquiera de estos problemas, es importante que consulte con su médico de inmediato para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: octubre 1, 2019 Actualización más reciente: octubre 1, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.